El péndulo mágico: minerales

Los péndulos cuya elaboración se basa en minerales preciosos tienen la cualidad de irradiar las propiedades del mineral que lo componga. Las gemas son transmisores naturales de la energía, tanto física, como mental y espiritual.

En líneas generales, este tipo de péndulos suelen producir oscilaciones demasiado intensas, causando diversos efectos en el campo magnético. Encontramos una gran diversidad de péndulos, muchos de los cuales nos ayudan a localizar fácilmente los bloqueos energéticos en la práctica del Reiki, ya que están muy asociados a temas espirituales y de sanación.

Péndulo de amatista: la amatista es una variante del cuarzo que se caracteriza por agudizar el poder espiritual, fomentar la paz interna y aportar equilibrio a la actividad mental. Permite además acceder a la percepción de otras realidades, facilitando así los cambios de consciencia. Protege de la negatividad energética de personas, lugares o cosas.

Péndulo de ámbar: el ámbar es una resina capaz de absorber las energías negativas y de facilitar la conexión con nuestro ser espiritual.

Péndulo de aventurina: la aventurina es la piedra de la transformación, de la salud, de los cambios, del desarrollo… Tiene la capacidad de tranquilizar la mente. Se convierte en el péndulo idóneo para asuntos que tengan que ver con la cordialidad y la armonía, excepto en caso de alergias.

Péndulo de azurita-malaquita: la combinación de dos piedras preciosas de diferente tipología se conoce como piedra de la suerte. La azurita es una piedra muy útil para calmar los estados de nerviosismo y para suavizar el exceso de temperamento. Es una de las mejores gemas para realizar meditación, ya que potencia la comprensión y desarrolla la intuición. Por su parte, la malaquita ayuda a eliminar bloqueos, canaliza las energías y elimina la contaminación electromagnética. Con este péndulo se consiguen muy buenos resultados en preguntas relacionadas con la psique y la personalidad.

Péndulo de citrino: Se trata de una piedra derivada del cuarzo que potencia la concentración y elimina la negatividad. Debido a su frágil composición, hace que este tipo de péndulos no sean fáciles de encontrar.

Péndulo de cristal de roca: considerada el cristal de roca como uno de las piedras más sanadoras, hace que el péndulo se adapte perfectamente a la radiestesia destinada a los chakras y los órganos. El cristal de roca aclara la mente, armoniza las emociones y equilibra el cuerpo energético. Es un protector natural de toda energía negativa, y una herramienta estupenda de sanación física y espiritual.

Péndulo de cristal tallado: siendo el cristal un material neutro, engarzado en un péndulo queda muy estético.

Péndulo de cuarzo rosa: es un péndulo que tiene un efecto tranquilizante y armónico en radiestesia por la gema que contiene. Responde favorablemente en asuntos relacionados con las relaciones humanas, aportando armonía y comprensión. Transmite vitalidad al chakra coronario después de un trabajo de limpieza.

Péndulo de cuarzo verde: estabiliza la actividad energética de la zona absorbiendo algunas congestiones energéticas.

Péndulo de diamante Herkimer: se trata de un cristal de cuarzo cuya estructura le hace parecer un diamante. Este tipo de gema suele eliminar todo tipo de bloqueo emocional, protege de energías negativas y potencia la transformación profunda. Utilizado correctamente, este péndulo puede aportar beneficios contra las enfermedades mentales o del sistema nervioso, así como trastornos psicosomáticos.

Péndulo de hueco: como su propio nombre indica, se trata de un péndulo que se fabrica en distintos materiales, formas y tamaño, y que cuyo interior está vacío. Esta peculiaridad hace de él un péndulo muy sensible dependiendo de la aplicación que se le quiera dar y del elemento que introduzcamos en su interior.

Péndulo de jade: el jade tiene muy buenas cualidades oscilatorias en radiestesia, aportando muy buenos resultados en la mayoría de los ámbitos. A pesar de la gran variedad cromática que podemos encontrar, los péndulos de jade más comunes son de color verde. El jade tiene la cualidad de equilibrar la personalidad y purificarnos de todo pensamiento negativo, transmitiendo calma y sosiego.

Péndulo de Isis: se trata de un péndulo torneado, compuesto por un cuerpo y una cabeza, que le ofrecen la posibilidad de girar la parte superior e inferior del péndulo en sentido contrario. Tanto el material como la estructura hacen que sea un péndulo muy especial. Posee un efecto autopurificador y eso ayuda al radiestesista a que no pueda llegarle ninguna transmisión de energía negativa. Por lo general, solemos encontrarlo de latón macizo, aunque los modelos de oro y plata refuerzan aún más sus propiedades positivas. Es ideal para sesiones de radiestesia de chakras y para enfermedades psicológicas o de tipo orgánico.

Péndulo de lapislázuli: se trata de un buen transmisor en el ámbito de los sentimientos y las emociones. El lapislázuli facilita el pensamiento claro y despierta la mente a una conciencia superior. Es un péndulo muy usado en asuntos que tienen que ver con la mente o la meditación.

Péndulo de madera: es el péndulo idóneo para trabajos relacionados con la naturaleza, como puede ser la búsqueda de zonas de interferencia de naturaleza geológica o electrónica, localización de posibles venas de agua, etc… Puede aplicarse tanto en campos de interferencia como sobre los chakras.

Péndulo de ojo de tigre: una de las propiedades del ojo de tigre es la de proteger, eliminar bloqueos y sanar. Aporta agudeza mental y nos permite descifrar los mensajes de nuestro ser superior con más facilidad. Es un péndulo ideal para consultas sobre temas de trabajo y éxito profesional.  

Péndulo de pirita: por su contenido en hierro y azufre, hacen que este tipo de péndulo sea muy especial, en el sentido de que su falta de adaptación a cualquier ámbito reduce su dominio principalmente a asuntos relacionados con la magia y el conjuro, aplicaciones que no todas las personas pueden practicar. La pirita tiene la capacidad de potenciar la energía física y de integrar nuestra parte espiritual.

Los péndulos elaborados con gemas poseen unas vibraciones muy específicas. El metal potencia a la gema que engarza, consiguiendo así aportar un tipo de energía que se suma a las propiedades de las gemas.

A la hora de adquirir un péndulo es necesario dejarnos llevar por nuestra intuición, es ella la que nos guiará a elegir el péndulo adecuado que mejor se adapte a nuestras necesidades.

“…como traídos y llevados por un péndulo invisible, queriéndose sin decirlo y abrazándose sin tocarse…”

Eduardo Galeano

Periodista y escritor uruguayo (1940-2015)

Las imágenes de este post han sido tomadas de Pinterest.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *