La luna y la hora mágica

luna y mareas

Tan observada, respetada y admirada desde la antigüedad, la luna representa uno de los instrumentos mágicos con más influencia en nuestra vida a lo largo de la historia.

El calendario lunar constituía una de las principales herramientas para poder determinar los ciclos lunares y la edad de la luna. Se consideraba que pasaba un año por cada doce meses lunares, entendiéndose cada mes lunar como el periodo de tiempo comprendido entre cada lunación. Los ritmos de la luna se estudiaban para determinar las horas de las pleamares y bajamares, para predecir el futuro y estudiar la astrología. Hay culturas que además de utilizar calendarios lunares también hacían y hacen uso de calendarios lunisolares, en los cuales se tienen en cuenta tanto los ciclos de la luna como los del sol. Gracias a este tipo de calendarios se ha podido medir el tiempo, marcar las estaciones, los meses. En la Edad Media los alquimistas utilizaban la piedra lunar (feldespato) como elemento mágico, creyendo que era una gota de luz de luna solidificada que contenía poderes curativos y protectores.

En la actualidad y desde siempre, la luna se ha caracterizado por llevar consigo un halo de misterio y ha despertado muchos de los mitos y supersticiones que aún hoy en día siguen vigentes. Se le atribuyen numerosas influencias debido a las vibraciones que nos aporta según su fase lunar, ya que dependiendo de en qué fase nos encontremos, su energía puede ayudarnos a mejorar una serie de trabajos u otros.

fases de la luna

En la magia existe como principio básico tener muy en cuenta las fases lunares y las influencias de la luna para potenciar y mejorar la calidad de cualquier ritual. Por tanto, resulta de gran importancia saber utilizar bien el influjo de las propiedades mágicas de la luna para conseguir mejores resultados.

La fase de luna nueva se caracteriza por tener una vibración perturbadora debido a la conjunción que establecen el sol y la luna. Es la fase en la que la luna no se ve desde la tierra y representa aquello que aún no se ha conseguido o no está terminado. Es el momento ideal para hacer rituales de limpieza, de renacimiento de energías, para armonizar, abrir caminos, facilitar los compromisos, renovar trabajos ya hechos, limpiar y consagrar las herramientas de un ritual, para trabajos de crecimiento personal, estudios, ganar juicios… Es aconsejable evitar discusiones, situaciones tensas o tomar decisiones debido a la gran energía que acumula esta luna.

cuarto crecienteLa fase de luna en cuarto creciente es cuando la luna comienza a despertarse en el cielo y puede verse poco a poco su luz en el lado derecho.  Es un momento muy importante para todo lo relacionado con potenciar, mejorar y crear cualquier ritual donde tengamos que propiciar energía positiva, uniones, amarres, endulzamientos, para atraer la buena suerte, hacer ungüentos, perfumes y renovar las energías. La vibración de este tipo de luna aumenta el trabajo mágico y cuanto más cerca nos encontremos de la luna llena, el ritual cogerá más fuerza y potencia. Debemos aprovechar este momento para todos aquellos proyectos que queramos resolver con rapidez, ya que con esta luna se absorbe la energía en mayor cantidad y de manera más rápida. Podemos potenciar con éxito cualquier proyecto que tengamos en mente, pues gozaremos de más claridad y agilidad mental.

Sin duda alguna, el momento mágicoluna llena por excelencia es cuando la luna se encuentra en todo su esplendor y puede verse en su totalidad al encontrarse en su punto máximo de crecimiento. Es la fase conocida como luna llena, y en ella la energía y las fuerzas mágicas de la luna contienen una gran fuerza y nos influyen positivamente a la hora de realizar cualquier ritual para la realización de nuestros deseos de manera radical y rigurosa, para realizar trabajos personales, de protección, para mejorar las relaciones sexuales, evocar espíritus, e incluso rituales en los que necesitemos provocar alegría y felicidad. Nos encontramos en una etapa en la que todo nuestro cuerpo siente la presión gravitatoria de la luna, nos sentimos más sensibles, más receptivos y comunicativos, con lo que emprender nuevas relaciones laborales, personales o sociales nos será muy provechoso.

luna menguanteLa fase de luna conocida como cuarto menguante es aquella en la que la luna va desapareciendo poco a poco en el cielo hasta dar lugar a la luna nueva. La parte iluminada de la luna corresponde con su lado izquierdo. Es la fase ideal para reflexionar sobre nuestra vida, planificar nuevos cambios en ella, para terminar, eliminar, debilitar y hacer desaparecer todo aquello que no queramos, para romper cualquier mal o cualquier tipo de trabajo de magia (brujerías, mal de ojo…), para cortar negatividad, alejar espíritus dañinos o enemigos, para realizar purificaciones, limpias, separaciones… Debemos aprovechar este ciclo para terminar con lo que ya hemos comenzado.

La fase de luna negra es la etapa de la luna eclipse de lunaconocida como el periodo de tiempo comprendido entre un día y medio y tres días y medio antes de la luna nueva. Es un momento en el que se aconseja no realizar ningún tipo de trabajo de magia y descansar o planificar nuevos rituales. Algo parecido sucede cuando nos sorprende un eclipse lunar, ya que la sombra que produce la tierra con respecto a la luna hace que sea nulo cualquier beneficio que ésta pudiera proporcionarnos con su energía.

Pero no sólo la luna nos influye a la hora de realizar rituales mágicos, ya que hay ciertas horas del día que nos pueden aportar unas vibraciones y unas energías muy positivas para beneficiar nuestros trabajos.

En la magia no existe una hora mágica en sí, ya que intentar determinar el momento más idóneo para hacer un ritual depende de muchos factores y sería complicado, pero sí podemos diferenciar las horas pares, adecuadas para rituales de purificación, abre caminos, equilibrio, limpias…, de las horas impares, aconsejables para trabajos en los que queremos conseguir fuerza, poder, éxitos y beneficios materiales. Es importante también tener en cuenta que la energía que se acumula desde que amanece hasta la media tarde suele ser mucho mayor que la acumulada desde que oscurece hasta minutos antes del amanecer, con lo que dependiendo de la franja horaria en la que nos encontremos será más apropiado llevar a cabo una serie de rituales específicos y diferentes.

luna

Aunque es cierto que algunos momentos y factores son más beneficiosos y pueden ayudarnos a potenciar más un ritual, he de decir que no son imprescindibles. Lo primero que debemos tener en cuenta es la necesidad por la que queremos realizar el ritual, y en base a eso, podemos dejarnos llevar por la intención que nos mueve a hacerlo, por nuestra capacidad, conocimientos y deseos.atardecer de luna

“La luna es suficiente para disipar la oscuridad de la noche,

lo que ni siquiera millones de estrellas pueden hacer.”

Bhaktivedānta Swami Prabhupāda (1896-1977)

Líder religioso hinduista

Las imágenes de este post han sido tomadas de Pinterest.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *