El péndulo mágico: metales

Una de las disciplinas más utilizadas en magia es la radiestesia.

Practicada desde tiempos muy remotos, es una práctica que aún hoy en día nos sigue ayudando mucho en el estudio de la percepción y medición de las ondas y vibraciones de los cuerpos magnéticos.

Podemos decir que existen varios tipos de radiestesia, entre los cuales distinguimos dos grandes grupos, la radiestesia de detección y la radiestesia de sanación. Independientemente del instrumento radiestésico a utilizar, a la hora de emprender el método de consulta se precisa de mucha concentración, pues necesitamos que nuestro subconsciente se mantenga despierto.

En líneas generales, la aplicación de la radiestesia es muy amplia, y cualquier persona puede practicarla, ya que todos poseemos una determinada sensibilidad radiestésica, todos somos capaces de sentir y captar la energía, lo único que debemos aprender es a saber cómo interpretarla. Para ello, existen una serie de tablas circulares y semicirculares que facilitan enormemente su práctica.

La radiestesia nos ayuda por ejemplo en la obtención de respuestas; en la búsqueda de objetos o personas; en la medicina alternativa es utilizada tanto como método de diagnóstico como de sanación; y podemos decir que nos sirve de gran apoyo en el arte del feng shui y en mancias como el tarot.

En radiestesia encontramos distintos instrumentos o herramientas de medición, y entre los más comunes y usados distinguimos el péndulo, las varillas duales o de Rod, el aurómetro, y las horquillas.

Especialmente en esta ocasión vamos a centrarnos en conocer cómo es y cómo trabaja la magia del péndulo.

Un péndulo es un instrumento que oscila gravitatoria y energéticamente, y que está compuesto por un objeto macizo o pesa suspendida mediante  una cadena, y que finaliza por el otro extremo con un cierre.

Podemos encontrar péndulos macizos cuya pesa varía según el material que la componga, ya sea madera, cristal o metal. Tanto el peso como el volumen de la pesa son características muy importantes a tener en cuenta a la hora de adquirir un péndulo, ya que éste debe ser cómodo, tener  un peso que oscile entre los 12 y 30 gramos, y a ser posible, sin connotaciones afectivas o sentimentales que pudieran afectar al resultado. El tamaño de la pesa se verá determinado más bien por el uso que se le vaya a dar, aunque cuantos menos bordes y esquinas presente mejor.

Es muy importante que la cadena, hilo, cuerda o cinta, se mantenga sujeta justo en el centro de la pesa, y su largo también dependerá de su uso y preferencia, pero en general, un largo de 10 cm sería suficiente.

En la parte superior de la estructura, encontramos el cierre, que puede tener forma de aro o anillo, colgante, nudo o símbolo.

La gran flexibilidad de uso que posee el péndulo hace que se convierta en el instrumento radiestésico más empleado y requerido, y su comportamiento variará en función de la energía que encuentre.

Entre los distintos péndulos metálicos podemos distinguir:

Péndulo de cobre: el cobre se caracteriza por ser un excelente conductor y por ofrecer poca resistencia. Esta peculiaridad hace que el péndulo de cobre sea muy utilizado para la purificación y armonización de los chakras, y en cuestiones relacionadas con asuntos emocionales. El radiestesista debe protegerse del exceso de información que le proporciona este tipo de péndulo y no perder el contacto con la tierra.

Péndulo de cromo: suele usarse en asuntos materiales o de salud, siendo muy adecuado para personas muy sensitivas y sensibles. La variedad de péndulo de cromo brillante rechaza todas las energías negativas debido a la gran capacidad de resistencia que posee, pero requiere de altos niveles de concentración.

Péndulo de latón: el latón es un material neutro compuesto por cobre y zinc, y estos metales le aportan una serie de propiedades muy específicas ya que se mantiene protegido de posibles energías negativas y a su vez ofrece una buena transmisión de información sin apenas resistencia. Constituye un péndulo  idóneo para cualquier persona y  cualquier tipo de cuestiones.

Péndulo de Optalloy: este tipo de péndulo está constituido por una aleación desarrollada para personas alérgicas a los metales, siendo su principal propiedad el ser antialérgico de primer orden. Suele ser muy adecuado para quienes no consiguen oscilar correctamente un péndulo normal, y para asuntos emocionales, sentimentales, kármicos y espirituales.

Péndulo de oro: siendo uno de los metales más nobles, flexible, moldeable,  y extremadamente independiente por su incapacidad de combinación con otros metales, el oro protege al radiestesista y al péndulo de posibles influencias negativas neutralizando las energías perjudiciales. Es ideal para personas fuertes, con valor e inteligencia.

Péndulo de oro rojo: se trata de una alineación de primera calidad al mezclar oro y cobre. Dicho péndulo adquiere propiedades de ambos metales, por lo que puede conducir la electricidad y a la vez ofrecer protección. Aporta muy buenos resultados en asuntos emocionales y a la hora de armonizar los chakras.

Péndulo de rodio: también conocido como oro blanco, se trata de una alineación entre oro y paladio o níquel capaz de reforzar y consolidar las fuerzas presentes en nuestro interior. El péndulo de oro blanco nos aporta sabiduría, tranquilidad, serenidad, siendo menos activo que el péndulo de oro, y nos ayuda a afrontar nuestros problemas de manera más  reflexiva, concentrada y equilibrada. No son fáciles de encontrar.

Péndulo de plata: la plata es un metal cargado de espiritualidad, haciendo que dicho péndulo aporte muy buenos resultados en asuntos generales con carga emocional y en caso de bloqueos inconscientes.

Cada uno de ellos posee una personalidad única que le diferencia de los demás.

Es recomendable que el péndulo sea simétrico, siendo la forma más idónea el péndulo redondo terminado en punta en el extremo inferior, lo cual ayuda en mediciones muy precisas al facilitar la lectura sobre las escalas de medición.

“El hombre es un péndulo entre la sonrisa y el llanto.”

Lord Byron

Poeta inglés (1788-1824)

 

Las imágenes de este post han sido tomadas de Pinterest.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *