Palo Santo

La madera de Palo Santo, también conocida como Holly Wood o Madera Sagrada, es considerada una madera sagrada y única por los rasgos curativos, metafísicos y las cualidades mágicas que posee. Muy apreciada por curanderos, sanadores y chamanes desde la antigüedad, ha sido utilizada en numerosos rituales de purificación y en la sanación física y espiritual. Sus orígenes de uso se cree que se remontan al imperio Inca y ha ido sobreviviendo a través del tiempo y de numerosas culturas.

Su origen procede del árbol llamado bursera graveolens, originario principalmente de Perú y gran parte de América tropical, de la costa pacífica de Sudamérica. Es un árbol que pertenece a la familia de árboles burserace, conocida como la familia del árbol del incienso.

Alcanza aproximadamente unos dieciocho metros de altura, con copa de hojas pequeñas, gran cantidad de ramas y frutos en forma de cápsula de color verde oscuro. Crece bien en la naturaleza y se ha cosechado de forma sostenible durante siglos, pero su creciente popularidad en los últimos años ha dado lugar a la práctica de cosechas inútiles e ilegales. A la hora de obtener palo santo hay que asegurarse de hacerlo mediante una fuente responsable que obtenga el producto de madera de palo santo de forma ecológica, regulada y restringida,  únicamente obtenido de ramas y de árboles caídos.

Sus múltiples beneficios y propiedades sagradas, medicinales y místicas sólo podrán desarrollarse y cobrar vida quedándose sin recolectar durante unos cuatro o diez años después de que el tronco del árbol muera. Generalmente se toman muestras del árbol sólo de las partes que han caído al suelo y de los árboles que por causas naturales ya han muerto. De esta manera la madera va adquiriendo sus propiedades medicinales y aromáticas,  y se va conservando intacto el espíritu del árbol en ella.

Científicamente, las plantas contienen una serie de compuestos naturales llamados terpenos que producen un fuerte olor y que se extraen comúnmente para su uso en perfumes, maquillajes y aceites esenciales.  En el caso del palo santo, los dos compuestos naturales que encontramos en altas concentraciones son:

  • limoneno, que al ser quemado libera un aroma que recuerda a cítricos, pino y menta, y según estudios realizados se sabe que es un buen antiinflamatorio capaz de regular el sistema inmunitario.
  • A-terpineol, además de producir aromas de pino y menta se ha demostrado que actúa como compuesto antioxidante y antiinflamatorio.

Los antiguos chamanes lo utilizaban para limpieza energética, para la curación física y la purificación espiritual. Algunos de los usos metafísicos más conocidos incluyen: la capacidad de limpiar el ambiente de emociones y energías negativas, infundir bendiciones, inspirar la creatividad, evocar protección, brindar amor, buena fortuna, e incluso repeler mosquitos y otros insectos.  Encendían fuegos sagrados con madera de palo santo en sus ceremonias y rituales para proteger el espacio en el que iban a trabajar y para evitar que espíritus maléficos se acercaran a las viviendas.

En la actualidad es ampliamente utilizado por sus propiedades metafísicas de purificación y limpieza energética. Podemos encontrarlo en forma de varitas individuales de madera natural, ampliamente utilizadas para ser quemadas como incienso.

El humo dulce, ligero y aromático procedente de la quema de palo santo posee efectos muy beneficiosos. Se cree que es capaz de limpiar tanto el campo energético personal como los espacios de vida, o incluso fuentes de energía astral como son los cristales. En pequeñas cantidades puede no producir los efectos anteriores, pero la presencia de estos dos compuestos juega un papel fundamental en la reacción de alta vibración del cuerpo. En altas concentraciones, como es el caso de los aceites esenciales de palo santo, suele ser muy utilizado en aromaterapia y masajes para tratar la artritis, reducir la inflamación y estimular la función inmune.

La energía curativa del palo santo permite crear una conexión más profunda entre la Tierra y tu propia energía. Eleva la vibración energética y aumenta la capacidad de concentración de una manera energizante y edificante, permitiendo así su uso común en la meditación.

Se trata de una madera cuyo uso tradicional, y a diferencia de otro tipo de materiales de madera u orgánicos, siempre ha sido en forma de palitos finos o gruesos. Una vez encendido, se sacude para apagar la llama y es entonces cuando se puede disfrutar del humo blanco aromático y espiritual que le caracteriza. El mismo palito puede ser reutilizable, haciendo posible que pueda quemarse varias veces. Es muy importante disponer de un buen recipiente donde poder realizar la quema del palo y tener todas las precauciones necesarias en el uso del elemento Fuego.

Existen otras formas de uso del palo santo. Además de las citadas anteriormente, podemos encontrarlo molido en polvo muy fino. Su uso prolongado lo convierten en un elemento ideal muy apreciado en las prácticas de yoga, meditación o reiki. No requiere la necesidad de encenderlo continuamente, y también puede usarse para hacer varitas o conos de incienso, siendo éstos últimos los que  mantienen la duración de su aroma durante más tiempo.

Espero que os haya gustado la información y que os atreváis a usarlo sin miedo. En las próximas entradas hablaremos más detalladamente de las propiedades medicinales y mágicas que posee. Descubre los beneficios del palo santo, déjate llevar por su aroma y vibra con su magia.

  “El sabio no dice nunca todo lo que piensa,

pero siempre piensa todo lo que dice.”

Aristóteles

Filósofo, lógico y científico de la Antigua Grecia (322-384 a.c.).

 

Las imágenes de este post han sido tomadas de Pinterest.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *